lunes, enero 15, 2018

Adios a la Chica que Escribía Canciones


Estaba preparándome para retomar el ritmo de publicación este nuevo año, buscando los temas de los cuales sería interesante hablar o algunos que he dejado en la carpeta de pendientes. No obstante, en ningún momento pensé que empezaríamos esto con una necrología; pues hoy, con apenas 46 años, muere en Londres la vocalista del grupo irlandés Cranberries, Dolores O’Riordan.

Dolores Mary Eileen O’Riordan nació 6 de septiembre de 1971 el Limerick, Irlanda. Provenía de una familia de granjeros pobres, como muchos en esa isla, pero cuya situación se vio agravada debido a un accidente sufrido por su padre, Terence, que lo dejo paralítico. Debido a esto, su madre y sus hermanos mayores se hacen cargo de llevar sustento a la casa, mientras que la pequeña Dolores crece enamorada de la música, cantando himnos religiosos y canciones tradicionales irlandesas.


En la escuela, como muchos otros que llegaron a ser grandes, Dolores no se siente a gusto con sus pares. Desde pequeña se viste como hombre, ya que envidia la libertad que poseen sus hermanos, en especial en la rural Irlanda donde el conservadurismo es muy marcado. Por su lado, sus compañeros se alejan de esa rara y flacucha chica de pelo corto y la apodan como “La Chica que escribe canciones”, esto debido a su amor por la música. Por esos mismos años, ya en el umbral de la adolescencia, el espectro de sus gustos musicales se amplía, haciendo fanática de las bandas de pop que nacieron en las islas británicas desde mediados de los ochentas y que serian las pioneras de lo que luego recibiría el nombre de britpop.

Una de las Bandas seguidas por Dolores

Por otro lado, en 1989, un grupo de jóvenes de Limerick estaban formando una banda; se trataba de los hermanos Noel y Michael Hogan, encargados del bajo y la guitarra, el percusionista Fergal Lawler y el vocalista y guitarrista Niall Quinn. Al poco andar Quinn se retira de la banda y el resto comienza a buscar una voz que pudiera darle un toque distintivo a la música que hacían. Fue así como dieron con Dolores, quien no sólo les colaboró con su canto, sino que también participó en la composición y escritura de las letras. Así, por un camino que fue pavimentados por artistas como U-2 y Sidnéad O’Cornnor, los noventas vieron nacer una nueva propuesta musical venida de la verde Irlanda, siendo esta Cranberries.


No es una exageración decir que Cranberries es parte de la banda sonora de quienes fuimos adolescentes en los 90’s y que gustábamos del rock. “Linger”, “Zombie”, “Ode to my Family”, “Salvation” y muchas otras nos enseñaron a amar esa voz dulce pero rasgada con que Dolores daba realce a las letras de sus canciones.


Pero no fue sólo Camberries en centro de la vida artística de Dolores, sino que también tuvo una carrera de solista muy connotada, con dos discos y giras por el mundo. También fue uno de los artistas que Luciano Pavarotti invitó a participar en el recital a beneficio Pavarotti & Friends: together for the childrens of Bosnia (1995), cantando con el afamado tenor una emotiva versión del “Ave María” de Schubert.


En cuanto a su vida personal, se casó con el manager de giras de Duran Duran Don Burton, con el que tuvo 3 hijos, durando su matrimonio hasta 2014, año en que se divorciaron. En 2017 anunció que le habían diagnosticado desorden bipolar.


Hoy, la muerte sorprendió a Dolores mientras se hospedaba en el hotel Westminster de Londres, encontrándose en la capital inglesa debido a las grabaciones de un nuevo disco de Cranberries. Ni la familia o sus cercanos han hablado acerca de las causas de si deceso.

Por mi parte, lo único que puedo asegurar que toda una generación hoy llora la partida de Dolores.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario