viernes, junio 16, 2017

Mujer Maravilla: La Diosa de DC que puso a la crítica a sus pies




Antes que todo, debo pedir disculpas por estar tan ausente del blog en las últimas semanas, pero un conjunto de incidentes se ha complotado para impedirme escribir. Sin embargo, luego de que el pasado sábado por fin pudiera ver la cinta de la Mujer Maravilla, me hago un tiempo en mi ajetreado día a día para compartir mis apreciaciones acerca de este film.

En esta ocasión tengo que decir dos cosas antes de empezar. La primera es que esta reseña puede contener spoilers, por lo que leerla te puede arruinar la sorpresa si no has ido al cine. No obstante, si te pica el bicho por verla, te digo que lo hagas sin ningún resquemor, ya que la película es muy buena y estoy seguro que cubrirá las expectativas de la gran mayoría.
Lo segundo que quiero expresar es mi pena por el reciente fallecimiento de Adam West, el Batman mi infancia. Por las razones de las que hablé arriba, no pude hacerle una necrológica como se merece, por lo que le dedico humildemente esta reseña.


La espera por la película en solitario de la Mujer Maravilla estuvo matizada por una sensación de expectación y cierto morbo en el público. Sus predecesoras habían sido vapuleadas por la crítica (de forma injusta a mi parecer) por lo que, si esto volvía ocurrir, hubiera sido la delicia de quienes desean ver fracasar el proyecto cinematográfico de DC/Warner. Por esto, y con un montón de rumores rondando el internet acerca de problemas con la cinta, cuando Rotten Tomatoes le dio una excelente calificación, muchos (me incluyo) nos sorprendimos.


Así, con grandes expectativas, tuve que esperar una semana para poder ver la película al cine, pues un resfrío no me dejó asistir el primer fin de semana. No obstante, la espera valió la pena y salí muy contento de la sala.
Partamos por hablar un poco de la trama. A pesar de que muchos han dicho que la gente está aburrida de las historias de origen, esta es una de ellas, y muy bien contada. Nos muestra la vida que llevan las Amazonas en la isla de Temiscira, la cual durante siglos ha estado aislada del mundo exterior gracias al poder de Zeus. Ahí vemos a la pequeña Diana, quien es la única niña de la isla, hija de la Reina Hippolyta (interpretada por Connie Nielsen, que ha actuado en cintas como “El Abogado del Diablo” y “Gladiador”), quien trata de mantener a su traviesa hija a salvo, lejos del intenso entrenamiento físico al que se ven expuestas las Amazonas. No obstante, la pequeña Diana tiene el corazón de una guerrera, por lo que busca que su tía, la general Antíope (Robin Wright, la misma de “La Princesa Prometida”, “Forrest Gump” y “House of Cards”), la entrene. 


Con el paso de los años, Diana se transforma en una de las Amazonas más hábiles y poderosas, mostrando poderes que sobrepasan las capacidades de sus otras hermanas. No obstante, la pacífica vida de las amazonas se ve perturbada por la llegada de un espía americano que pilotea un aeroplano y es perseguido por tropas alemanas. El espía es el mayor Steve Trevor (Chris Pine), quien le cuenta a las Amazonas acerca de La Gran Guerra (Primera Guerra Mundial), la cual asocian con la influencia del corrupto dios de la guerra Ares, quien hace muchos siglos había enfrentado a las Amazonas.


Así, Diana y Steve abandonan Temiscira con la misión de poner fin a la guerra y enfrentar al general alemán Erich Ludendorff, quien se empecina en mantener a su país en armas y busca convencer al Kaiser de su visión con la demostración del poder de nuevas armas de destrucción masiva que está elaborando una química desfigurada apellidada Maru, aunque todos la conocen como Doctora Veneno. Al final, la pareja de protagonistas se interna en el lado belga del frente occidental, ayudados por un grupo de mercenarios amigos de Trevor, buscando acabar con Ares y con la fábrica de armas químicas alemanas.


Eso es a grandes rasgos de lo que trata la cinta, la cual toma la historia del origen de Wonder Woman y le hace varios cambios interesantes. En su versión original, Diana también encontraba al piloto Steve Trevor luego de estrellar su avión en las playas de Temiscira, pero ahí todo ocurría bajo el contexto de la Segunda Guerra Mundial, donde la Mujer Maravilla se ponía al servicio de la causa Aliada en contra de la tiranía del Eje. Por el contrario, en esta cinta la acción ocurre 30 años antes, durante la Primera Guerra Mundial, un episodio de la historia moderna que suele verse opacado por la contienda que le siguió y fue consecuencia de ella. Por ello, es muy loable que esta cinta rescate una imagen realista de la Gran Guerra, con soldados con su psiquis destrozada, la vida de mierda en las trincheras y los civiles atrapados en medio del infierno de las armas de gas.


Pero el escenario no significa nada si quienes lo ocupan no están a la altura, cosa que acá no ocurre. Partamos por la protagonista, Gal Gadot, la ex Miss Israel, modelo y actriz que ya había encarnado el personaje en “Batman v Superman” del año pasado. No obstante, en esta ocasión Diana nos muestra una faceta distinta, más inocente, pues la joven Princesa de las Amazonas por primera vez sale al mundo, maravillándose y horrorizándose a la vez. Y es acá donde vemos que Gadot supo interpretar a la perfección el personaje, mostrándose como el epítome del poder femenino en las escenas de acción, como un ideal de justicia, la defensora de los desposeídos o una chica que nunca ha visto un bebé o comido un helado, emocionándose por estas cosas sencillas. Y es que Gal Gadot no es sólo una mujer extremadamente bella, sino que posee un gran carisma, lo que le permite calzarse a la perfección la armadura de la Mujer Maravilla.


Por su lado, Chris Pine en su papel de acompañante e interés romántico de la heroína cumple perfectamente su cometido. El Mayor Trevor es un contrapunto y complemento al personaje de Diana, mostrándose como un cínico realista que ya está cansado del horror de la guerra y que está dispuesto a cualquier sacrificio para detener la matanza. Este espía, algo pícaro y descarado, muestra una gran química con la Amazona, por lo que el romance se da entre ellos de manera natural.


Junto a los anteriores tenemos a la banda de mercenarios que les acompaña al frente en Bélgica, quienes son un trío de trúhanes de buen corazón, quienes sacan lo mejor de sí debido a la influencia de Diana. Tenemos a un ladrón y estafador del norte de África, un francotirador escoces alcohólico y con estrés post traumático debido a la guerra, y a un indígena norteamericano que lo ha perdido todo debido al despojo sufrido por su gente ante los blancos. Estos tres agregan sabor a las escenas, dando toques de humor y de drama que se agradecen.


Y en la vereda del frente tenemos a los malos, que, si bien cumplen muy bien su tarea en esta cinta, muestran ciertos puntos flacos. Primero, tenemos al general Ludendorff, quien está basado en un personaje real, lo cual igual es una jugada algo arriesgada por parte de los guionistas, pues la mayoría de estos personajes históricos son vistos con matices en cuanto al juicio de su actuar en la historia. No obstante, el Ludendorff de la película, interpretado Danny Huston, representa bien el espíritu del militarismo alemán de la primera mitad del siglo XX. Luego tenemos a la doctora Maru, quien es la típica científica loca sin escrúpulos, aunque un detalle de su fisonomía es otro aspecto representativo de la Gran Guerra, donde muchos soldados cubrieron sus rostros desfigurados con prótesis de hule. Por último, y como una especie de jefe final, tenemos al dios Ares, que debe ser el más pobre de este trío de villanos, pues, aunque es el más poderoso, sus motivos son genéricos y no hay ninguna sorpresa en el momento en que revela su verdadera identidad.

Por si no lo saben, este es el verdadero Erich Ludendorff
Ahora, en cuanto a la cinematografía, la directora Patty Jenkins supo darle una excelente calidad a las tomas y un gran ritmo a la acción. Con mucha inteligencia se toma el tiempo para ponernos en contexto acerca de la situación temporal que nos plantea la película, sin recurrir a los típicos diálogos explicativos que tanto se usan y que subestiman la inteligencia del público. En cuanto a la acción y los efectos especiales, se ven perfectamente orgánicos y espectaculares, así que pongan mucho ojo a la batalla que se da en las trincheras, donde se da hincapié especialmente a lo poderosa que es Diana, mostrándola como una diosa capaz de enfrentar a un ejército y de inspirar valentía en los suyos.


Así, “Wonder Woman” debe de ser hasta este momento la mejor película del universo cinematográfico de DC, debido a que sabe conjugar perfectamente el atractivo del personaje, el ángel y la belleza de la protagonista, una época oscura como escenario con una buena historia; entregándonos un par de horas de muy buen cine. Además, es una cinta que llama al recuerdo, pues a cien años de La Gran Guerra, donde toda una generación se perdió y la humanidad en general perdió la inocencia, esta película, guardando las distancias con el drama histórico y el documental, rescata muy bien el ambiente de la época en que por primera vez el mundo estero estuvo en pie de guerra.
Por todo esto, si no la han visto, vayan al cine… y esperemos con ilusión lo que nos pueda traer la Liga de la Justicia en noviembre.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario