jueves, mayo 11, 2017

Guardianes de la Galaxia Vol.2... ¿Qué se puede decir al respecto?


El día sábado fuimos con mi esposa al cine a ver “Guardianes de la Galaxia Vol. 2”, la cual es la segunda entrega acerca de este inusual equipo de superhéroes que recorre el espacio exterior. Si bien, cuando la primera película estrenada el 2014 sólo los más fanáticos de Marvel conocían a estos personajes de tercera línea. Por el contrario, ahora toda la atención está puesta en esta segunda parte, pues los Guardianes de la Galaxia se volvieron una de las sorpresas más interesantes que nos ha entregado el Universo Cinematográfico de Marvel.
Antes de seguir leyendo, como es de costumbre, advierto que esta reseña tiene algunos spoilers, por lo que para los que no vieron la aún el film puede ser molesto leerlos. Si no quieres que te devele la trama, por favor no sigas leyendo.

¿No te importan los spoilers y seguiste leyendo? Entonces entérate de que los spoilers dan lo mismo, porque esta película lo que menos tiene es trama. Ahora, no quiero parecer lapidario desde el principio, pues lo anterior no hace necesariamente que el filme sea malo. De hecho, la película es muy entretenida, pero bajo ningún ´punto de vista la "película notable" de la que he leído y visto reseñas en youtube.


Empecemos por lo bueno. No soy fanático del humor de las películas de Marvel, especialmente porque me parece que lo aplican en momentos de tensión en la historia donde queda completamente fuera de lugar. Por otro lado, este film es el con mayor cantidad de situaciones cómicas de todos los de la Casa de las Ideas, quizá con un 80% de la duración de la cinta dedicado a hacer reír. Esto la pone, a mi parecer, en la categoría de una comedia, papel que cumple a cabalidad y de muy buena forma. Los gags y chistes se suceden uno tras otros, matizados por la acción y los efectos especiales, manteniendo un muy buen ritmo. Ahora, hay ocasiones en que se exagera demasiado con esto del humor, pero de eso nos referiremos luego.


Dentro de los momentos de humor de los protagonistas, quizá los mejores son los de Drax. Dave Bautista en la primera parte representaba la fuerza y cierto contrapunto trágico debido a la historia de su familia, cosa que acá cambia. En esta ocasión también se hacen referencias al pasado familiar de Drax y a su pérdida, pero se le dan líneas de humor notables, las cuales son interpretadas muy bien por Bautista, lo cual abre un montón de posibilidades interpretativas para este ex luchador, muy semejante a lo que ocurrió con su colega The Rock.


Ahora, en cuanto a la cinematografía, obviamente los efectos especiales son uno de los pilares que se asienta este film, los cuales ayudaron a la composición de secuencias notables. Dentro de estas tenemos el baile inicial de Bebé Groot y la escena de escape de Rocket y Yondu, además del diseño de Ego como un planeta viviente.


Y si lo tuyo es lo retro y kitsch, pues esta película tienen un montón de referencias de los ochentas. Desde la paleta de colores, los cameos, la elección de los actores, hasta llegar a todas las referencias de Peter Quill, este film es un homenaje a las series, música y moda de los 80’s. Esto mismo ocurre con los cameos y easter eggs que tratan acerca del universo de Marvel y sus personajes, los cuales están repartidos a lo largo de toda la cinta; aunque el más importante es la habitual aparición de Stan Lee, la cual daría razón a una de las teorías más populares entre los fans acerca de los cameos de Stan en todas las películas de UCM.


Pero no todo puede ser miel sobre hojuelas, pues la película tiene varias deficiencias. Mientras la veía, me pasó algo muy extraño: Por la mitad me reía como todo el mundo en el cine, pero desde este punto dejé de hacerlo porque mi mente comenzó a trabajar y me pregunté ¿A dónde va todo esto? Y he aquí el principal problema de la cinta: la Trama. A diferencia de su predecesora, que nos muestra todo un ámbito nuevo del universo Marvel, introduce a los personajes y nos muestra una historia que, si bien no era nada de otro mundo, cumplía con llamar nuestra atención; acá la trama no tiene ninguna importancia durante casi los dos primeros tercios de la cinta. Sólo hacia el final le muestran al público cuál es la amenaza que los héroes deben enfrentar (aunque si eres lector de cómic y fanático de Marvel, todo lo veías venir desde que Kurt Russell pronuncia el nombre de su personaje).


Al final, esta cinta funciona exactamente como una sitcom televisivas, donde la trama es sólo un pretexto para que los personajes muestren su comicidad y los veamos inmersos en situaciones delirantes. Ahora, si esto ocurriera con personajes flojos o interpretados por actores sin talento o carisma, el resultado sería un desastre, pero acá el peso del interés del público está en el grupo en sí. De hecho, si nos mostraran una historia de cómo los Guardianes de Galaxia van de compras al supermercado un día cualquiera, esa trivialidad sería lo más entretenido del mundo debido a ellos.


Pero a pesar de lo anterior, también hay exageraciones y mal usos en los que se debe tener cuidado si no se quiere matar a la gallina de los huevos de oro. Esto lo digo por el uso que se dio al personaje del Bebé Groot, el cual es un intento descarado de vender juguetes. Si bien la escena con que empieza la cinta y en que Groot es protagonista es notables, el resto de la cinta sencillamente apela a la ternura de la gente, sacando suspiros de todo el cine cuando hacía alguna cosa, por mínima y estúpida que fuera. Pienso que, de todos, Groot es el guardián que menos me gusta en esta pasada.


Otra cosa que me pareció una exageración fue la forma en que describieron a los Soberanos, quienes fungen como antagonistas, pero que a lo largo de la cinta se van desdibujando hasta quedar sólo en una mala caricatura. Seguramente al director le pareció muy entretenido, y una perfecta referencia a los 80’s, mostrar que los Soberanos pilotaban sus naves desde lo que parece una sala de arcade, pero la verdad es que a veces más no significa mejor. Ahora bien, en las escenas post créditos los Soberanos vuelven a ganar relevancia, pero no es suficiente.


Otro punto es la banda sonora. Nuevamente tenemos una colección de canciones notables que musicalizan la cinta, pero a diferencia de la primera, en esta ocasión no son usadas tan inteligentemente. La escena inicial con Electric Light Orchestra es notable, quedando unos escalones más abajo la de cuando conocen el planeta Ego y se escucha My Swet Lord de George Harrison, o Yusuf Islam/Cat Stevens con Father and Son; pero en el resto de las ocasiones las canciones no tenían mayor relevancia.


También está la muerte de un importante personaje al final de la cinta (spoiler), la cual es muy bien tratada y hasta cierto punto es entendible y justificada, pero no va en consonancia con el tono de la película. No puedes pretender que después de estar riendo durante más de dos horas, al final nos pongamos sentimentales y tristes, pues a menos que sufras de bipolaridad, no se puede pasar tan rápido de un estado a otro.


Pero quizá la única cosa mala que de verdad reprochable es su total irrelevancia dentro del universo Marvel. Supuestamente todo está apuntando a que en un futuro habrá un enfrentamiento a gran escala debido a las Gemas del Infinito y al deseo del Titán Thanos por usar su poder. Cada una de las películas de este universo nos entregan indicios que pronto confluirán en este apoteósico enfrentamiento con uno de los mayores males del universo. No obstante, dentro de todo esta metatrama, “Guardianes de la Galaxia Vol.2” importa un carajo, sólo entregándonos una muy leve pista con la referencia a Adam Warlock en las escenas post crédito. Se pudo haber creado una mucho mejor historia con estos personajes, dejando todo ad portas del gran enfrentamiento, o por lo menos mostrándonos realmente por qué Thanos es tan temible, pero se optó por el fanservice.



Haciendo raya para la suma, “Guardianes de la Galaxia Vol.2” es una cinta entretenida, pero bajo ningún punto de vista imprescindible. Si gastas dinero en la entrada, de seguro saldrás del cine con la sensación de haber pasado un buen rato, pero nada más. En comparación con la primera, esta cinta queda varios niveles más abajo, siendo sólo un relleno entretenido a la espera de lo que se avecina.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario