viernes, abril 07, 2017

El Regreso de los Mighty Morphin Power Rangers


Para todos los que fuimos adolescentes o niños durante los 90s, los Power Rangers fueron uno de esos íconos que marcaron una época. Ese grupo de sujetos con trajes multicolores y ademanes exagerados fueron el deleite de muchos en las tardes en que llegabas de la escuela y te sentabas frente a la televisión para ver sus aventuras; por lo que era de esperarse que en la actualidad Hollywood, obsesionado por explotar y/o violar nuestra infancia, tarde o temprano haría renacer a los Power Rangers. Es por esto que hoy hablaremos de la película recién estrenada acerca de este grupo de superhéroes.
Como siempre, te advierto que esta reseña puede contener spoilers; por lo cual, si no has visto este film, te propongo que vayas al cine y luego sigas leyendo.

Creo que es bueno hacer un poco de historia a la hora de hablar de los Power Rangers. Todo parte en Japón, a principios de la década de los 70s, con una derivación japonesa del género de superhéroes que había comenzado con la famosa serie “Ultraman” en los 60s. No obstante, innovando con la inclusión de un equipo de superhéroes, la productora Toei y el artista Shotaro Hishinomori crean la serie “Sentai”, palabra que en japonés significa “escuadrón de batalla”; aunque en la tercera temporada el nombre cambia a “Super Sentai”, cuando se incluyen robots gigantes en la trama. Lo que esta serie nos plantea es muy simple: cinco superhéroes con uniformes idénticos, pero de distinto color, forman un equipo para luchar contra el mal usando sus superpoderes o pilotando robots gigantes que a veces tienen forma animal.


Esta serie llevaba 15 temporadas en Japón cuando la productora americana-israelí Saban Entertainment se interesó en hacer una adaptación con actores americanos, así que compraron los derechos a Toei y crearon su refrito. Y eso de “refrito” no es por ser despectivo, pues Saban no se complicó con respecto a su producción; contrató actores americanos para que encarnaran a los héroes adolescentes sin disfraz, pero las escenas de acción en que usaban los trajes o en las que aparecían los robots gigantes (de ahora en adelante zords) eran las mismas rodadas en Japón. Así, se pegaron escenas de la japonesa “Kyoryu Sentai Zyuranger” (“Escuadrón Dinosaurio Zyuranger”) con las rodadas en Estados Unidos, se inventó un argumento y nació “Mighty Morphin Power Rangers”. Ahora, este origen ecléctico llevó a que la serie tuviera varios problemas de continuidad e incongruencias, como que cuando se cambiaba de una escena de pelea sin trajes a una con trajes, la locación era distinta; o que al ranger amarillo se le marcara el pene en su traje, pues en Japón el personaje era hombre y en América mujer.


Y esta debe ser una de las fórmulas más redituables que han existido, pues con una inversión ridícula, Saban consiguió un éxito a nivel mundial que les llenó los bolsillos. El mundo parecía obsesionado con los Power Rangers, con todo tipo de mercancía y excelentes índices de audiencia, lo cual en 1995 llevó a rodar la primera película dedicada a los héroes multicolores, a la cual le siguieron otras dos. Los Power Rangers han sabido sobrevivir de la mejor manera posible al paso del tiempo, incluso superando un breve tiempo en que estuvieron bajo el mando de la malvada corporación del ratón. Hoy, con casi 25 años repitiendo la fórmula, Saban busca reeditar el éxito de la primera generación, lanzando una película basada en “Mighty Morphin Power Rangers”.

Así se veía la película de Power Rangers en 1995

Así, en nuestras salas de cine volvemos a tener una película de las Power Rangers que retoma la historia de los personajes originales de la serie americana, tanto los héroes como los villanos, haciendo algunos cambios para hacer la trama más aceptable para los cánones actuales.
Pero antes de explicar de qué va la nueva cinta, recordemos exactamente en qué consistía la serie de “Mighty Morphin Power Rangers”. Todo comienza cuando unos astronautas abren una puerta de metal sellada en la superficie lunar, lo cual deja en libertad a una malvada bruja llamada Rita Repulsa, la cual ha estado encerrada durante 10.000 años. Esto pone en alerta al mago/científico Zordon, quien también se encuentra encerrado en una dimensión más allá del tiempo y el espacio y es un viejo enemigo de Rita. Zordon le pide a su ayudante robótico Alpha 5 que busque un grupo de “chicos con actitud” para que sean los nuevos Power Rangers, a los que se les entregaran las monedas de poder que les permiten hacer mórfosis (transformarse en rangers) y se les daban también armas poderosas, incluidos unos robots con forma de dinosaurios y animales prehistóricos conocidos como zords, los cuales son capaces de fusionarse para formar otro robot gigante humanoide llamado Megazord. Los chicos elegidos para el grupo son Jason Lee Scott, el atlético líder experto en artes marciales; Zack Taylor, el chico de color alegre y buen bailarín; Billy Cranston, un nerd inteligente y tímido; Triny Kwan, una chica oriental que practica kung fu; y Kimberly Hart, la bonita y popular a la que le gusta ir de compras. Estos cinco chicos, capítulo a capítulo, se enfrentaban a los monstruos que enviaba Rita para destruir Angel Grove (el pueblo/ciudad en que viven), usando en última instancia al Megazord para derrotar al monstruo cuando su ama lo vuelve gigante. Esto es de lo que se trata, sin nada más importante que agregar.


Ahora bien, la película obviamente iba a intentar darle una vuelta de tuerca al asunto, pues siendo sinceros, los personajes de la serie son extremadamente planos, apenas pasando de ser estereotipos bastante acartonados. Por ello, la nueva cinta de los Power Rangers le dedica más de la mitad de la cinta a establecer un trasfondo para estos chicos, creando más o menos una historia a cada uno. En esta ocasión Jason es una estrella del fútbol americano que cae en desgracia debido a un acto de vandalismo que protagoniza, por lo que se encuentra bajo control de la policía. Por su lado, Billy es un chico de color muy inteligente, pero con un síndrome muy parecido al Asperger, quien recorre una antigua mina de oro en busca de chucherías como lo hacía con su padre cuando estaba vivo. Kimberly es una chica bonita y popular que ha caído en desgracia por líos sentimentales, por lo que ahora tiene una actitud de chica mala. Mientras tanto, Triny es la chica de origen latino nueva e inadaptada que debe lidiar con el rechazo de su familia por su orientación sexual. Por ultimo, Zack es un chico alocado de ascendencia oriental que esconde con sus bromas la gran pena y miedo que siente debido a que su madre está enferma. Y no sólo ellos tienen un trasfondo más detallado, sino también Zordon (interpretado por el señor Heisenberg), quien pasa a ser el anterior ranger rojo, cuyo equipo fue traicionado por la ranger verde, Rita, lo cual le da un sentido más interesante a la historia de estos personajes.


Pero que quiera ser más profunda que la serie en cuanto a los personajes y sus interacciones entre sí, no quiere decir que reniegue de su original. Acá tenemos casi todos los elementos que se ven en la serie, desde los trajes de colores, los zords, Alpha 5 (interpretado por el comediante Bill Hader) o la chillona Rita, que si bien es mucho más sexy que la original (la interpreta Elizabeth Banks), mantiene esa locura que desprendía el personaje de Machiko Soga en la versión original. Lo que no replicaron de la serie es la exagerada gesticulación de los ranger cuando están con los trajes, o a los dos personajes cómicos Bulk y Skull. No obstante, incluso usan la famosa canción de la serie con sus riffs de rock.


Sin embargo, la cinta tiene varios fallos que le juegan en contra. Su ritmo es irregular, partiendo muy calmadamente, mostrándonos la historia de los protagonistas y cómo consiguen sus monedas de poder. No obstante, cuando los vemos por fin con sus famosos trajes, el film acelera de 0 a 100 de una escena a la otra, lo que da la impresión de estar viendo una película distinta a partir del último tercio.
Otro detalle que le juega en contra al film son sus efectos especiales. Obviamente, son los mejores que cualquier producción de los Power Rangers ha tenido, lo cual no es un gran logro pensando que los efectos de la serie están hecho a base de edificios de cartón, trajes de goma y juegos artificiales. Sin embargo, para el nivel actual de animación digital, estos efectos se ven pobres y mal hechos, cosa que el público reciente.



He leído y visto en youtube varias críticas y reseñas de la película, muchas de ellas condicionadas al fanatismo de quien las emite. Como siempre, entre los fanáticos es complejo encontrar alguna postura mesurada y analítica; o aman u odian el film. No obstante, por mi parte les diría que éste es un buen intento, con fallas y tropiezos, pero que al final no estropean lo que el director quería mostrarnos. Se trata de una reimaginación de la serie, por lo que no es exactamente igual a su material de origen, pero rescate todo lo posible de éste. Por desgracia, lo que parecía ser el inicio de una nueva franquicia, al parecer no pasará de esta película, pues en las dos semanas que lleva en exhibición apenas ha recuperado la inversión de la producción. Por ello, es muy seguro que no volveremos a ver a los Power Rangers en la pantalla grande por mucho tiempo. 

No se puede negar que la película del 95 tenía buena música

No hay comentarios.:

Publicar un comentario