martes, marzo 14, 2017

Sólo puede quedar Uno: Saga de Highlander o Los Inmortales


Hoy me siento nostálgico y deseo hablarles de una de las películas que quizá más me marcó durante la infancia. Todavía tengo flashback (algo muy adecuado para el tema de este artículo) de los años 80s, en que con mi grupo de amigos entramos al cine del pueblo en que vivía y vimos la historia de unos guerreros inmortales que pululaban entre los humanos comunes y corrientes, todos ellos enfrentados entre sí debido a la llegada de una lucha final en la que sólo podrá quedar uno, quien será el poseedor de todo el poder de los inmortales que han existido a lo largo de la historia. Esa día, después de salir del cine, todos fuimos a nuestra casas en busca de palos de escoba o similares para batirnos a duelo.
Hoy hablaremos de la cinta “Highlander” (“Los Inmortales” en España) y las distintas películas y series derivadas.

Todo parte de un guión escrito por Gregory Widen mientras estudiaba en la escuela de cine. En este guión aparece la premisa de un highlander (en inglés “montañés”, refiriéndose a los típicos escoceses que usan falda y habitan la región conocida como Tierras Altas) quien es inmortal. Widen presentó su historia a la productora Davis y Panzer, quienes vieron que tenía muchas posibilidades si se pulía un poco. Así, le dieron el proyecto al director Russell Mulcahy, un cineasta australiano que hasta ese momento sólo tenía un par de películas a su haber, aunque se había hecho famoso por la dirección de videoclips para artistas como Elton John, Duran Duran y Bonnie Tyler. Por otro lado, la musicalización estuvo a cargo Michael Kamen, compositor que es famoso por su trabajo en películas “Brazil”, “Arma Mortal”, “Robin Hood, el Príncipe de los Ladrones”, “Duro de Matar” y “X Men”, entre otras, además de dirigir la Orquesta Sinfónica de San Francisco que participó en la presentación y disco de Metallica “S&M”. No obstante, en la banda sonora también se encuentra la banda de rock británica Queen, quienes compusieron canciones especialmente para la cinta.


A todo lo anterior se suma la elección del protagonista, un desconocido actor francés llamado Christopher Lambert; así como el villano, quien sería interpretado por Clancy Brown, un actor que hasta esa cinta no había realizado ningún papel destacado (aunque como dato freak, llegaría a ser la voz de Don Cangrejo en la serie “Bob Esponja”). Pero el peso actoral se lo lleva sin lugar a dudas Sean Connery, quien, a pesar de hacer un papel secundario, obviamente era el actor más conocido debido a los años en que encarnó a James Bond.


Así, en 1986, en los cines de todo el mundo se estrenó “Highlander”, la cual nos contaba la historia de Connor MacLeod (Lambert), un joven escocés de las Tierras Altas, quien es herido de muerte durante un enfrentamiento entre el clan MacLeod y sus rivales del clan Frazer, quienes cuentan con el apoyo de un guerrero aterrador conocido sencillamente como El Kurgan (Brown). Éste último es quien atraviesa con su espada a Connor, pero los otros MacLeod rescatan a su primo antes de ser decapitado. Es acá donde empiezan los problemas para Connor, ya que al volver a la vida totalmente curado de sus heridas, la gente de su aldea lo acusa de brujería e intentan quemarlo, aunque uno de sus primos lo salva imponiéndole el exilio. Así, años después, Connor se ha establecido y tiene una esposa llamada Hether (Beatie Edney), trabajando ahora como herrero. Un día, mientras hace el amor con Hether en el campo, Connor siente la presencia de alguien como él, que resulta ser otro inmortal que se llama Juan Sánchez Villalobos Ramírez (Connery), quien le enseña todo acerca de los inmortales, la razón por la cual pelean y que le depara el futuro. Así Connor se entera de que sólo puede morir si le cortan la cabeza, de que se deberá batir a duelo con otros como él y que si gana absorberá el poder del vencido, también que no debe pelear en tierra sagrada y que llegará un día en que los últimos inmortales sentirán el deseo de ir a tierras lejanas y ahí se enfrentaran en un batalla final conocida como the Gathering (El Encuentro) en que el último tendrá el poder sumado de todos los inmortales que han existido.


Así, en el Nueva York de 1986, Connor MacLeod usa el alias de Russell Nash y es investigado por la policía debido a un caso de decapitación en el que se ha visto implicado, mientras otros inmortales llegan a la ciudad para disputarse el Premio, siendo uno de ellos el Kurgan, quien en el pasado ha matado a Ramírez y violó a la Heather.
La verdad es que este film no fue muy exitoso en el cine. En Estados Unidos no tuvo buenas críticas, mientras que en Europa el público fue mucho más entusiasta. No obstante, cuando salió en VHS, se transformó en un clásico de culto, con un muy buen montaje en cuanto a las analepsias (en castellano tenemos una palabra más bonita para decir flashback), pues a diferencia de mi relato, la película no sigue un orden lineal en cuanto a los hechos, sino que va y vuelve del presente al pasado de Connor para hacer diferentes paralelismos entre ambos momentos. Además, la combinación de la música y las imágenes está muy bien planteada, quizá por la experiencia que tenía el director en el videoclip; siendo todo lo anterior condimentado con efectos especiales destacables.


No obstante, es la mitología que nos presenta lo que la volvió en una película de culto. La idea de que existen humanos capaces de vivir innumerables años, moviéndose escondidos entre la masa y que tienen una guerra secreta entre ellos prendió en el público. Por otro lado, existían ciertas reminiscencias de los mitos celtas en todo eso de cortas las cabezas para tomar la fuerza de los enemigos, lo cual le daba el gancho místico a la trama. Aparte de todo lo anterior, la cinta nos dejaba con un montón de preguntas acerca del origen de los inmortales y la razón para su lucha, cosas de las cuales el film original ni siquiera se preocupa de dilucidar, pues la verdad no importaba y le daban un halo de misterio al cuento de los inmortales.

Hay una escena de Kill Bill V. 1 que hace referencia a este duelo.

Pero por alguna razón lo anterior les importó un carajo a los productores de Davis y Panzer, quienes pensaron que era una buena idea presentarnos una secuela que nos explicara estas cosas. Así en 1991 nos presentan “Highlander II: The Quickening”, la cual es reconocida como la peor de todas las películas que se hizo de esta franquicia. El ambiente actual de la primera entrega se cambió por un futurismo oscuro donde la tierra ha perdido su capa de ozono y se ha construido un escudo tecnológico que la reemplaza, siendo administrado este por una malvada multinacional. Por otro lado, se nos muestra el origen de los inmortales, los cuales serían exiliados de un planeta de nombre Zeits, quienes son enviados a la Tierra para que luchen entre ellos; el último que quede podrá volver a su planeta de origen o volverse mortal y vivir como tal en la Tierra. Así un malvado dictador de nombre Katana (en serio, ese es el nombre) viene a nuestro planeta para encargarse en persona de MacLeod.


En esta película demuestra que si no hay convicción más allá del deseo de dinero, las cosas no salen bien. La ambientación de la cinta era demasiado diferente a lo que vimos en la primera, con un argumento de ciencia ficción que no pegaba ni juntaba. Además, la edición era horrible, pareciendo la película un collage de escenas más o menos conectadas; además de contar con incongruencias casi infantiles, como por ejemplo que Ramírez y Macleod se llamaban de la misma forma en su planeta natal que en la Tierra. Además, el film tuvo problemas en su rodaje debido a que se hizo en Argentina en la época de la mega inflación en ese país, lo cual no permitió rodar todas las escenas que se tenían pensadas. Existe una versión con el corte del director, que cambia varios detalles del argumento, pero no logra salvar el film. En resumen, ni la repetición de la dupla de protagonistas originales pudo salvar la película del abucheo generalizado.

Dentro de lo peor de la película tenemos este par de erizos

Entonces, la producción decidió apuntar a un proyecto de continuidad más pequeño, en lo cual acertó. En 1992 se presentó en la pantalla chica “Highlander: The Serie”, la que en un principio fue pensada como la continuación de los hechos que nos cuenta la primera película con las aventuras de Connor MacLeod. No obstante, el actor elegido para estelarizar la serie; Adrian Paul, pidió que se creara un personaje nuevo que le permitiera desarrollarlo con total libertad. Así conocimos a Duncan MacLeod, otro miembro del Clan MacLeod que se vuelve inmortal un par de generaciones después de Connor, siendo este último su mentor. Esta serie cambia varias cosas establecidas en la cinta original y agrega otras al mito. Por ejemplo, en el film se dice que Connor fue el último inmortal en nacer, mientras que en la serie estos siguen apareciendo hasta la actualidad y La Reunión es un hecho aún lejano. Por otro lado, acá conocemos a la organización de los Vigilantes, que son humanos que conocen la existencia de los inmortales y les observan, llevando registro de sus historias. De esta organización se desprende un grupo de disidentes fanáticos conocidos como Cazadores, quienes consideran a los inmortales como abominaciones y desean exterminarlos. Por último, la serie enriqueció con nuevos personajes, como la amiga/amante inmortal de Duncan, Amanda Darieux (la que tuvo un spinoff que duró apenas una temporada); el amigo inmortal del protagonista Hugh Fitzcairn, interpretado por el cante de The Who Roger Daltrey; o el cínico Methos, el inmortal más viejo aún vivo (más de 5.000 años) y que se transformó en uno de los personajes favoritos del público. “Highlander: The Serie” fue un éxito con 6 temporadas.


Al mismo tiempo lo anterior, los productores desean volver a reactivar la franquicia a nivel cinematográfico y volver a la historia de Connor, por lo cual en 1994 se estrena “Highlander III: The Sorcerer”, en la que Christopher Lambert vuelve a ser protagonista. Bastante mejor que “Highlander II”, la película continúa con la historia de Connor luego de ganarle el duelo a Kurgan, unida al recuerdo del tiempo en que el escoces fue discípulo de un inmortal japonés llamado Nakano, el cual es atacado por un grupo de inmortales mongoles que le decapitan pero quedan encerrados en su cueva, pudiendo salir siglos después para ir a buscar a Connor. Como dije, es mejor que la primera secuela, pero eso no quiere decir que sea una buena película, recibiendo una mala apreciación por parte de la crítica y los fanáticos.


Ese mismo año la saga tuvo otra oportunidad, ahora en la animación. “Highlander: The Animated Serie” nos lleva a un futuro lejano en que la tierra ha sufrido el impacto de un meteorito. Debido a esto, Connor y los otros inmortales prometen dejar su lucha para ayudar a la humanidad, pero un inmortal malvado de nombre Kortan no hace el juramento y mata Connor, transformándose en un tirano con ambiciones de conquista universal. Así, siglos después aparece un nuevo miembro del Clan MacLeod llamado Quentin, quien no está atado por el juramento de los otros inmortales y puede enfrentar a Korta para terminar su reinado. La serie, a pesar de estar dirigida a un público infatil, recibió buena crítica, sumando 40 episodios en 2 temporadas.


Luego del final de la serie live action, los productores de Davis y Panzer pensaron que aún podían estrujar más el concepto, por lo que produjeron dos películas que continuaran con la historia de Duncan MacLeod. La primera fue “Highlander: Endgame”, la cual reúne nuevamente a Duncan y Connor, esta vez enfrentados al poderoso inmortal Jacob Kell, quien busca vengarse de Connor dañando a todos sus cercanos. Se trata del final para la historia de Connor, pasando el relevo oficialmente a Duncan, pero la película no logró recrear la magia de la primera entrega ni el éxito de la serie, por lo nuevamente tenemos un resultado negativo.

Por alguna razón que nunca se explicó, este trailer tiene 
escenas que no aparecen en la película.

Como si todas las ideas equivocadas que se habían tenido con esta saga no fueran suficientes para aprender la lección, en 2007 apareció “Highlander: The Source”, la primera película de inmortales que no se estrenó en el cine, yendo directo al mercado del DVD.  Acá nuevamente se le intenta dar un origen a los inmortales, hablándose de la fuente de su poder, la cual es resguardada por un poderoso inmortal al que se conoce sólo como El Guardián. Esta película tiene dos características que se hicieron comunes en esta saga: la primera es ignorar los hechos de su predecesora, importándole un carajo la continuidad. El otro es ser un producto tan malo que sólo los más fanáticos disfrutaron.


Pero cuando parecía que nada bueno podía salir de esta historia de inmortales cazadores de cabezas, en el mismo 2007 aparece un film de animé titulado “Highlander: TheSearh for Vengeanse”. Dirigida por Yoshiaki Kawajiri, quien tiene a su haber cintas como “Ninja Scroll” y “Vampire Hunter D: Bloodlust”, esta película nos cuenta la historia de Colin, un britano que se enfrenta a las fuerzas de ocupación romanas, guerra en la cual conoce a Marcus Octavius, un general romano que le derrota y asesina a su esposa. Así, usando el mismo recurso de la analepsia, podemos ver como Colin se vuelve inmortal y se va enfrentando con Marcus Octavius a través de la historia, buscando vengarse del romano. En un futuro distópico, Colin (ahora apellidado MacLeod, ya que en la Edad Media fue adoptado por este clan escoses) busca enfrentarse nuevamente a Octavius, quien se ha transformado en un señor de la guerra que gobierna una ciudad estado en lo que antes era Nueva York. Se trata de una historia sencilla, pero muy bien armada, con una excelente animación y muy en consonancia con el espíritu original de la saga.


Hoy, a más de treinta años del estreno de la primera película, hay muchas noticias acerca de un remake, lo cual quizá pueda resucitar esta franquicia, o lanzarla definitivamente al olvido. Habrá que esperar para ver si este proyecto se concreta y si le hace justicia a la original de 1986.

 Después de esta revisión de la historia de los inmortales en el cine y la TV, obviamente salta a la vista que son mayores los puntos bajos que los altos. No obstante, para quienes vimos está película por primera vez en el cine, lo que nos evoca es tan maravilloso como para disculpar lo que vino después. Esta historia de fantasía urbana, con excepcionales espadachines que se baten a duelo en viejas fábricas o plazas de estacionamiento, lejos de la mirada de los simples mortales, para cortar la cabeza de sus oponentes y absorber su poder en medio de luces y arcos eléctricos, es un cuento lleno de un romanticismo más propio de la edad dorada de Hollywood, con héroes bizarros (en el sentido hispano de la palabra), con vidas llenas de aventura a través de los tiempos, pero que también nos mostraba el drama tener que ver como todos se van mientras nosotros seguimos aquí, condenados a seguir viviendo. Por todo esto y mucho más, si no has visto “Highlander” porque eres muy joven o porque en su momento no te intereso, dale una oportunidad a esta película, que te aseguro que por lo menos no te va a aburrir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario