jueves, febrero 23, 2017

De 1 a 10 ¿Qué tan estúpido es?: Hipótesis de los Antiguos Astronautas



 



Hoy tengo ganas de hablar de estupideces y, buscando en el listado de creencias peregrinas de las cuales aún no he hablado, encuentro una que de tiempo en tiempo va ganando más popularidad, en especial debido a que canales de televisión por cable, los cuales supuestamente son divulgadores de ciencia, se hacen eco de ella sencillamente porque aumenta el rating de audiencia. Hoy hablaremos de la Hipótesis de los Antiguos Astronautas.

Como es costumbre, hemos de partir explicando de qué se trata esto. La Hipótesis de los Antiguos Astronautas postula la existencia de pruebas de que en la antigüedad fuimos visitados por seres extraterrestres que ayudaron al desarrollo de las antiguas culturas, como las de Mesopotamia, Egipto, América precolombina, la India, Isla de Pascua, etc. Esto se basa en que podemos encontrar vestigios de estas visitas en los mitos del pasado, donde los antiguos dioses y seres sobrenaturales son en verdad extraterrestres; así como en inscripciones y pinturas, donde es evidente la aparición de máquinas voladoras o personajes semejantes a nuestros astronautas modernos. Por otro lado, los adeptos a esta teoría suelen aseverar que las grandes construcciones del pasado eran imposibles de construir por nuestros primitivos antepasados, por lo que debió haber una mano externa que les guío en la construcción de estas grandes estructuras.


La primera vez que alguien habló de influencia extraterrestres en las culturas de la Antigüedad fue Harold T. Wilkins en 1954, cuyos postulados tuvieron cierta resonancia en el mundo científica, aunque ya para la década de los setentas estas ideas estaban totalmente desestimadas. No obstante, un desliz de uno de los más importantes divulgadores científicos de la segunda mitad del siglo XX lo reactivó todo. Fue el mismo Carl Sagan junto al astrofísico Iósif Shklovski los que en un libro titulado “Vida Inteligente en el Universo” especularon acerca de un contacto primitivo entre civilizaciones extraterrestres y nuestros antepasados. Esta idea, tomada por los autores como un ejercicio especulativa, casi una premisa de ciencia ficción, pegó bastante en el público, creyendo que se trataba de algo serio, pues lo decía Carl Sagan.


Es en ese momento en que aparece uno de esos charlatanes que tienen un instinto sobrenatural para saber qué patraña le proveerá de fama y dinero. El vendedor de humo de turno es el suizo Erich von Däniken, un sujeto sin ningún estudio de historia o arqueología, quien trabajó principalmente como empleado de hoteles antes de ser escritor y tiene un largo prontuario de estafas y malversación de fondos que lo han llevado a juicio y a la cárcel. No obstante, siempre fue un fanático del tema OVNI y comenzó a escribir artículos acerca de la posibilidad del contacto entre civilizaciones antiguas y extraterrestres. Así, en 1968 comenzó a publicar periódicamente libros donde mostraba los supuestos vestigios de visitas alienígenas que los arqueólogos no veían; demasiado enquistados en sus convenciones como para ver la verdad. Entre sus pruebas, quizá la más famosa y citada el sarcófago maya del rey K’inich Janaab’ Pakal, en el cual ve un astronauta con traje espacial montado en su nave, cuando en realidad se trata de rey con atavíos típicamente mayas, representado en su viaje al inframundo.


Däniken no tiene ningún empacho a la hora de inventar pruebas o tergiversar cosas para justificar sus hipótesis y vender sus libros. Ha dicho que las Líneas de Nazca no podían ser trazadas a menos que se las mirara desde lo alto, que los antiguos egipcios eran incapaces técnicamente de construir las pirámides, que en los mitos hindúes hay vestigios claros de naves espaciales, así como en las pinturas rupestres de distintos lugares del mundo se pueden ver criaturas semejantes a astronautas con escafandras. Lo que se suele obviar es que muchas de las experiencias y descubrimientos del suizo son falsos, como la vez que habló de una cueva en Ecuador con extrañas estatuas de oro y una biblioteca con placas del mismo metal que sólo existe en su imaginación, o que muchas veces ha citado de forma errónea los textos hindúes, hablando de los famosos vimanas o carros de los dioses son nombrados en libros donde nunca se mencionan. Al final, Däniken sigue facturando gracias a entrevistas, convenciones y pseudo documentales hechos en base a su obra.


Pero Däniken no fue el único que quiso su tajada del negocio de los marcianos ancestrales. Uno que ganó mucha fama es el ya fallecido Zecharía Sitchin, el profeta del creacionismo extraterrestre. Sitchman fue un investigador y periodista ruso-americano que puso su atención en los antiguos mitos sumerios, llegando a la conclusión de que estos hablaban de que origen de la humanidad estaba en un experimento genético realizado por unos aliens conocidos como Anunnaki, quienes provendrían de un hipotético planeta del Sistema Solar con una órbita tan excéntrica, que sólo se encuentra con los otros planetas cada 3.600 años. Así, como en su momento hizo Däniken con los mitos hindúes, Sitchin transforma y deforma los de Sumeria para ser una versión primigenia de Star Wars, no escatimando en inventar o tergiversar cosas cuando fuera necesario. En sus libros contó con un sin número de declaraciones de expertos o textos de las tablillas sumerias sacadas de contexto. De hecho, Sitchin tradujo tablillas que no se encuentran el ningún catálogo, pues fueron inventadas por él para darle sabor a su historia de que la humanidad fue creada como una raza esclava de unos extraterrestres que se hicieron pasar por dioses.


Y es principalmente a Sitchin a quien debemos agradecer por el creacionismo 2.0, en que el lugar del Yahvé bíblico es usurpado por estos anunnaki; cuento que para algunos suena mucho más plausible, porque hablamos de ingeniería genética, aliens en busca de oro y grandes batallas espaciales. Hay quienes incluso tienen el descaro de criticar la Teoría de la Evolución como ciencia ficción mala, mientras que los anunnaki mezclando sus genes con los de primates es algo tan irrefutable que si no lo crees eres un imbécil. Al final, la verdad es que la necesidad de sentirse especiales por una razón totalmente pueril aún es un anhelo para muchos, por lo que estar hecho a la imagen y semejanza de extraterrestre es mucho mejor que ser producto de la selección natural.


Y quizá el más moderno y reconocible por el público de los cultores de la hipótesis de los antiguos astronautas es el también suizo Giorgio Tsoukalos, quien en sus primeros años fue un entusiasta del físico culturismo, siendo en la actualidad escritor y divulgador de los extraterrestres de la Antigüedad y fungiendo en su momento como director del Centro para la Investigación de los Antiguos Astronautas, fundado por Däniken. En la actualidad es un invitado de rigor en cualquier programa de History Channel que hable de aliens, haciéndose tan famoso como para transformarse en un meme.


Ahora bien, hay tantas mentiras e ideas erróneas que son esgrimidas por los fanáticos de esta teoría que es casi impracticable refutarlas todas; y no porque que no sea posible con un sencillo análisis sesudo, sino porque siempre tienen una cartita bajo la manga. Cada uno de los dibujos o estatuilla que parece astronauta, cada monumento que antojadizamente es declarado demasiado complejo para que nuestros antepasados lo construyan o cada texto mitológico con seres bajando del cielo es el baluarte en que estas ideas se atrincheran.


Mienten cuando dicen que para los egipcios era imposible construir una pirámide, pues en la actualidad sabemos el proceso por el cual llegaron a la realización de estas estructuras. No hubo ningún extraterrestre que llegó con unos planos en 3D para que esos salvajes semidesnudos lo construyan; por el contrario, sabemos que hubo toda una maduración de la idea, la  que partió con la construcción de las mastabas, pasando por la pirámide escalonada de Zoser, el intento fallido de la pirámide truncada en ruinas de Snefru, la pirámide acodada Seneferu, hasta las tres grandes en Giza. Sabemos que fueron albañiles egipcios los que se dedicaron a su construcción, pues están los restos arqueológicos de la aldea en la cual vivieron mientras trabajaban en el proyecto, no habiendo ningún enano gris inmiscuido en ello, haciendo flotar las piedras. Estás obras, que fueron las que dieron a Egipto la identidad de una nación (por ahí leí la frase de que “Egipto no construyó las pirámides, sino las pirámides construyeron Egipto) son la muestra de una gran civilización, la cual manejaba conceptos muy avanzados para su época y que contaba con la organización social necesaria para encarar esta clase de proyecto.


Ahora, lo de las famosas imágenes de astronautas, pues la verdad no tienen ninguna lógica y dependen exclusivamente de la interpretación subjetiva de quien lo mire; o sea, que si estoy buscando sujetos con escafandra y naves espaciales en todas partes, las voy a encontrar. Por ello, es bueno detenerse por un momento antes de hacer un juicio a tontas y a locas. Pensar en: ¿Por qué, si se supone que estos extraterrestres tienen una tecnología avanzada varios siglos con respecto a la nuestra y que les hace capaces de enfrentar el viaje interplanetario, tienen trajes espaciales similares a los de nuestros astronautas? De seguro que si pueden recorrer una considerable cantidad de años luz para venir a visitarnos, también han desarrollado trajes mejores que nuestras aparatosas e incómodas escafandras espaciales.


Y así podemos seguir hasta el hartazgo, pues los pilares sobre los que se sostiene esta teoría son extremadamente débiles, aunque hay dos que son muy difíciles de derribar, siendo ellos la ignorancia y una profunda falta de respeto con respecto a nuestros antepasados. En primer lugar, para todos estos teóricos la gente de la Antigüedad fue una chusma incapaz de hacer nada más complejo que un garrote, demostrando un total desconocimiento de lo avanzadas que fueron las diferentes civilizaciones, consiguiendo cosas tan sorprendentes como cirugías complejas, proto máquinas de vapor o maravillosos autómatas que imitaban nuestros movimientos. Por otro lado, a nadie le parece extraño que estas teorías se den especialmente cuando estamos hablando de civilizaciones de fuera de Europa, pues para la mentalidad de muchos los pueblos más morenos (americanos, mesopotámicos, hindúes o egipcios) no pudieron ser capaces de fundar civilizaciones tan altamente sofisticadas ellos solos, sino que debió de venir una ayuda exterior. Y si piensan que exagero ¿díganme cuántos de estos supuestos investigadores hablan del contacto de griegos o romanos con extraterrestre?


La verdad es que la humanidad, en todas las latitudes, fue capaz de hacer cosas asombrosas. Fueron capaces de descubrir la agricultura, la forja de metales, la relación entre las estaciones y los movimientos de los astros, la domesticación de animales, las matemáticas e inventaron la escritura porque necesitaban de todo esto para prosperar en este mundo que en muchas ocasiones les era hostil. Fueron grandes innovadores y gente con una gran curiosidad e imaginación, con una mentalidad práctica, pero al mismo tiempo un amor por la belleza que les ayudó a desarrollar el arte. Pretender que un día cualquiera bajó un platillo volador en medio de una aldea de chozas mal olientes y que sus ocupantes venían con un manual de cómo volver a esos simios en gente civilizada es sencillamente una enorme falta de respeto hacia nuestros antepasados y su legado.

PD: Antes de terminar, quiero dejar algo claro. Con este artículo no niego la existencia de vida extraterrestre; lo cual me parece algo científicamente plausible, una vez que desechas todo aquello de los platillos y los enanos grises.

9 comentarios:

  1. Hola, estoy de acuerdo con varios de tus pensamientos expuestos, pero hay cosas que no se le ve wxplicacion por ningun lado.

    1) Mohenjo Daro, que pasó ahí, todos los cadaveres radioactivos? Has leido el Maharabata y los otros libros sagrados Hindus, no hay otra cosa que pueda ser segun la descripción, tiene que ser una bomba atomica, pero quien lo escribió, como pudo imaginar algo asi? O este escrtor vió algo que ocurrió o podia predecir el futuro, y entonces tambien entramos en otra area de lo paranormal.

    2) las construcciones que tienen bloques angulados de toneladas, como los hicieron? Y no hablo de las piramdes, que esas no estan hechas asi, pero si hay construcciones con muros angulados ....hasta en Sudamerica hay.

    Me gustaria saber tus hipotesis de eso. Gracias, escribo desde Guatemala.

    ResponderEliminar
  2. Excelente postura. Gracias por tu ilustración.

    ResponderEliminar
  3. "¿díganme cuántos de estos supuestos investigadores hablan del contacto de griegos o romanos con extraterrestre?" La mejor frase, buen articulo.

    ResponderEliminar
  4. Con respecto a su artículo sinceramente creo que a éstos charlatanes no vale la pena destinarles ni un segundo de atención, no se si ellos estén realmente convencidos de las tonterías que dicen o solamente lo hacen por interés de cualquier manera su postura es inamovible. Con respecto a su postdata, la vida es un fenómeno tan complejo que lo mas probable que el paso de lo inanimado a lo vivo solo se haya dado en una ocasión, la única vida que conocemos es la de aquí en la tierra y todo indica que tiene un mismo origen, ¿cómo es posible, si fuese tan probable la emergencia de la vida, que no haya aparecido cuando menos en otra ocasión?, desde luego que no se puede negar la posibilidad de que pudiese haber surgido vida en algún otro lugar del universo, sobre todo siendo éste tan enorme, solo que aun así es altamente improbable, tal vez no sea el universo lo suficientemente grande y antiguo.

    ResponderEliminar
  5. yo creo que deberias respetar lo que opinan los demás , y si alguien cree que hay duendes o lo que sea bien por el , yo respeto que vos creas que todo es una mentira pero bueno hay muchos puntos de vista que no lo podria comentar con usted sin que empiece a desprestigiarlos

    ResponderEliminar
  6. Al escritor lo invito a que con rigor, demuestre que lo que escribe tiene algún rigor, no científico, pero si por los menos de ingeniería. Por ejemplo: demuestre que existe forma el día de hoy, de construir un Machupichu (Perú), de llevar piedras perfectamente cortadas, de 500 toneladas cada una, a la cima de una montaña, para construir una ciudad, que lleva mas de dos mil años, cuando las construcciones de muchos ingenieros (no todos), solo duran 20 años. Demuestre que hay forma de encajarlas perfectamente y que no quepa una cuchilla entre ellas: NO hay forma. Demuestre que las construcciones de Pumapunku en Bolivia, se pueden cortar al dia de hoy con lo mas moderno que tenemos: corte laser o corte de diamante. NO es posible. Demuestre que la precisión que tiene la construcción y la alineación de las piramides de egipto se puede lograr hoy. NO se puede. Entonces aparte lo famosos que se pudieron hacer las personas o no famosos, o del dinero que pudieron acumular o no, existen conocimientos, tecnicas, destrezas habilidades que aun no tenemos, y que son evidencia perfecta de inteligencias superiores, o no escucho de los planetas que se encuentran a 40 años luz de nuestro planeta y que segun la NASA, cumplen las condiciones para alojar vida. ¿Somos tan egoistas de prentender todo un universo para nosotros solos? para difamar y destruirlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves lo que quieres ver amigo, de todo lo que mencionas hay explicaciones, solo lee he investiga en artículos serios,todo tiene explicación humana.
      Deja de ver tanto historychanel, y ponte a leer.
      Saludos

      Eliminar
  7. Necesariamente hay que invocar inteligencias externas? Y si las técnicas se cortado, transporte, construcción etc de nuestros antepasados están ocultas por el paso del tiempo. De nuevo, no hay que desprestigiar la inteligencia de nuestros antepasados, que no se pueda explicar significa sólo éso, que no se puede explicar...todavía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, precisamente en history Chanel 2 han mostrado como los antiguos tenían sierras accionadas gracias a principios de mecánica convencionales, uso de poleas y grúas antiguas para mover grandes masas. Incluso ingenieros las fabrican y sirven. El hecho que una persona de a pie no sepa ni como funciona una polea no significa que los antiguos no supieran.

      Eliminar