miércoles, agosto 10, 2016

Entre el Sueño y la Pesadilla: Seres Feéricos (Parte 10)




Los noventas en el cine fueron una especie de transición entre la perfección que consiguieron los efectos especiales analógicos en los ochentas y la experimentación con las nuevas tecnologías digitales en desarrollo. En cuanto a la fantasía, también se empezaron a fraguar cambios, ya que nuevos autores se cansaron de imitar constantemente lo que hecho por Tolkien, dándole a las criaturas feéricas nuevos e interesantes papeles en sus historias.

De hecho, tomando en cuenta esto último, sin duda el hito más importante en el género de la fantasía  de los últimos 20 años es la historia de un niño con gafas y una cicatriz en forma de rayo en la frente. En 1997 la escritora J. K. Rowling publicó la primera novela de su saga acerca de un chico mago llamado Harry Potter. Aunque esta serie de libros se concentra principalmente en los magos, también nos muestra un mundo plagado de criaturas feéricas, algunas salidas del folklore de las Islas Británicas y de otros lugares, mientras que otras son adaptaciones o inventos de la escritora. La fauna mágica que nos muestra la saga de Harry Potter renovó y le dio toda una nueva dimensión al tema de los duendes y las hadas.


En 1999 el canal de programación familiar Hallmark produjo una versión de Romeo y Julieta con duendes irlandeses llamada “La Leyenda Mágica de los Leprechaun”. Esta historia nos habla de un hombres de negocios americano que va a Irlanda a pasar sus vacaciones, encontrándose por casualidad metido en un conflicto entre los leprechaun y los duendes soldados, el cual puede ser resuelto por el amor que existe entre un joven leprechaun y una princesa duende. Se trata de un telefilm con efectos especiales aceptables y una historia entretenida para toda la familia.


Ya en el siglo XXI, los efectos de CGI que fueron perfeccionándose desde la primera película de “Parque Jurásico” permitieron para 2001 poder rodar la primera adaptación cinematográfica de “El Señor de los Anillos” de J. R. R. Tolkien. Si bien no es la primera adaptación de las novelas, existiendo una animada de la década de los 70’s, sólo en este punto se logró la capacidad técnica para poder representar la belleza y la magnificencia de la Tierra Media en pantalla. En esta trilogía pudimos ver a las principales criaturas de las que nos habló Tolkien, como los elfos, enanos, hobbits, trols y orcos, representando de la mejor forma posible la visión del escritor gracias a la dirección del neozelandés Peter Jackson. Esté mismo cineasta nos traería una nueva trilogía el 2012 basada en “El Hobbit”, la cual causó cierto reclamos entre los entendidos en la obra de Tolkien, ya que agregaba muchos detalles que no aparecen en el libro, inventaba personajes y se alejaba del tono más festivo de la obra.


Volviendo a la literatura, en 2003 se publicó la primera novela de la serie conocida como “Las Crónicas de Spiderwick” de los escritores Tony DiTerlizzi y Holly Black. Pensada como una saga de fantasía juvenil, nos relata la historia de la familia Grace, formada por la madre, la hermana mayor y dos gemelos, los cuales se mudan a la estancia rural Spiderwick, donde entran en contacto con criaturas feéricas y van descubriendo de a poco los misterios que el lugar guarda. El primer libro fue adaptado al cine en 2008, pero su poco éxito en taquilla hizo que se abortara la idea de adaptar la serie completa.


También del 2003 es una de las películas animadas más aclamadas de lo que va del siglo, siendo esta proveniente de Japón. En el capítulo anterior hablamos de Hayao Miyazaki y de su obra de 1988 “Mi Vecino Totoro”, volviendo en 2003 al tema de los duendes y espíritus del bosque del folklore japonés con “El Viaje de Chihiro”. Una chica llamada Chihiro se muda con su familia a otra ciudad y, cuando van en camino, toman un atajo que los adentra en los bosques, llegando a un pueblo que parece abandonado. Ahí se encuentran con un restaurante lleno de deliciosos platos donde sus padres se quedan comiendo mientras la chica se va explorar. Cuando comienza a caer la noche ve que el pueblo se comienza a iluminar y aparecen un sinnúmero de espíritus, por lo que Chihiro vuelve con sus padres, encontrando que se han transformado en unos enormes cerdos. Así, en medio de seres de la mitología japonesa, la chica deberá encontrar la forma de devolver a sus padres a la normalidad. Esta película ganó el Oscar a mejor film animado y es una de las que obligatoriamente debes ver alguna vez en tu vida.


Pero un aspecto casi olvidado de los duendes y hadas es su lado oscuro y aterrador, el cual es rescatado por el director mexicano Guillermo del Toro en tres de sus películas, siendo la primera una producción mexicano-española titulada “El Laberinto del Fauno”. Ambientada en la post guerra civil española, una niña va con su madre a reunirse con su padrastro, quien es un capitán de la Policía Armada que lucha contra los restos de las guerrillas republicanas. En esa zona rural la chica se encuentra con seres feéricos, en especial con un fauno que le dice que ella es la reencarnación de una Princesa de las hadas, debiendo pasar tres pruebas para demostrar la pureza de su alma y volver a su reino. Se trata de una película de fantasía oscura que se mueve entre la belleza y lo horrendo, la terrible realidad y el mundo de las hadas, entre la maravilla y el terror de una forma muy satisfactoria, rescatando la esencia dual de las hadas.


La otra película del mismo director que retoma el asunto de las hadas es la segunda parte de Hellboy. Este personaje, creado por Mike Mignola, se trata de un demonio criado entre los humanos y que es miembro de una organización gubernamental de Estados Unidos que se encarga de enfrentar amenazas sobrenaturales. La primera cinta nos mostraba a Hellboy enfrentando al monje Rasputín y a una serie de amenazas muy Lovecraftnianas; pero su continuación, titulada “Hellboy 2: The Golden Army”, se concentra más en el tema de los feéricos. En la antigüedad los hombres y las hadas se enfrentaron, usando estas últimas un ejército de autómatas; pero fue tal la matanza que los duendes llegaron a un acuerdo con los humanos para repartirse el mundo, quedándose ellos con los bosques mientras que los humanos dominaban en las ciudades. No obstante, el avance de la humanidad ha significado el declive de los feéricos, por lo que el fanático príncipe Nuada está dispuesto a despertar a los autómatas del Ejército dorado para que destruyan a los hombres, cosa que Hellboy y su equipo deberán evitar.


Por último, del Toro vuelve con su oscura visión de las hadas en un remake de la película para televisión de los 70’s “Don’t be Afraid of the Dark”. En esta versión de 2011 se retoma la historia de una familia que se muda a una mansión antigua que está justo sobre el hogar de unos horrendos duendes que le temen a la luz; pero ahora la familia está por un padre, la hija y su madrastra. Obviamente, los efectos son mejores, pero lo interesante es que rescata el terror de ser acosados por estas criaturas que desean secuestrarte para te vuelvas uno de ellos, cosa que hizo muy bien la versión original.


Volviendo unos años atrás, en 2008 Disney comenzó la producción de una serie de películas animadas en 3D dirigidas a las chicas, con el hada Tinker Bell como protagonista. Olvidando a Peter Pan, se trata de las aventuras de la pequeña hada en la Tierra de Nunca Jamás junto a otras de su especie. La verdad es que no son nada especiales y es un producto que es barato de hacer para Disney y le trae buenos réditos. Se ha hecho más o menos una película de Tinker Bell por año desde 2008.


En los últimos tiempos se ha puesto de moda reeditar los cuentos clásicos de hadas, tratando de darle una vuelta de tuerca para actualizarlos. Esto comenzó con la película “Blanca Nieves y el Cazador”, en que se retoma el cuento de los Hermanos Grimm, pero se le agregan más detalles fantásticos, como el cameo de una gran cantidad de criaturas feéricas. Acá se da a entender que el cazador se había enamorado de Blanca Nieves y todo termina en una batalla que a la que le falta para ser considerada épica. Sencillamente una película para mostrar a la chica de crepúsculo y a Thor.


La animación no es sólo es de las grandes productoras, ya que hay alternativas bastante buenas en varios rincones del mundo. En 2014 se estrenó una película de animación hecha en Irlanda y titulada “La Canción del Mar”, la cual retoma la antigua leyenda de los selkies (hadas que se pueden transformar en focas). Una familia vive en un faro en las costas de Irlanda, siendo sus miembros el padre Conor, el hijo mayor Ben y la pequeña Saoirse, la que nació un poco antes de que la madre les abandonara de forma misteriosa. El asunto es que, al igual que su madre, Saoirse puede ponerse un abrigo y transformarse en una foca. Es una película de animación maravillosa, con un estilo artísticamente bello y música folklórica irlandesa.


Continuando con eso de reeditar los cuentos, Disney intenta darle una vuelta de tuerca a la Bella Durmiente con “Maléfica” de 2014. Acá nos muestra que la malvada bruja (en verdad un hada) fue traicionada por un humano y esto la lleva a transformarse en un personaje vengativo. La verdad es que la película es mala, tanto en cuanto a su historia como en las actuaciones y les aconsejo que no pierdan su tiempo.


Hasta acá llegamos con la revisión de hadas y duendes, tanto en las leyendas como en la cultura popular. Desde las oscuras y caprichosas criaturas de los mitos originales, hasta la versión más infantil de la actualidad, los feéricos representan ese deseo de no ser los únicos seres provistos de pensamiento en este mundo. De hecho, si lo pensamos, la leyenda original hablaba de seres aterradores que secuestraban humanos para sus oscuros fines, lo cual tiene un paralelo obvio en la actualidad; las historias de abducciones extraterrestres. No me mal entiendan; no creo que las leyendas de hadas sean la interpretación de encuentros con seres de otros planetas en la antigüedad, sino que las historias de extraterrestres son la evolución natural de los cuentos primitivos de hadas y duendes que han pervivido en nuestro subconsciente colectivo.
Como siempre, la magia sigue anidada en nuestros sueños y pesadillas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario