lunes, marzo 21, 2016

Oremos frente a la Pantalla: Cartelera de Semana Santa (Parte 1)


Ayer para todos los cristianos del mundo (quizá no para los testigos de Jehová) comenzó la celebración de Semana Santa, la fiesta conmemora la última semana de Jesús en la tierra, durante la cual (siempre según los evangelios, que son más que nada propaganda) entró triunfalmente a Jerusalén, lanzó incendiarios discursos en el templo, se enemistó con la dirigencia judía, fue hecho prisionero, traicionado por uno de sus cercanos, crucificado por los romanos, enterrado en una tumba labrada en una ruca y resucitó el domingo. Ahora, seamos sinceros y reconozcamos que para todos aquellos que somos ajenos al cristianismo estas festividades no pasan de ser un viernes en que no iremos a trabajar, lo cual nunca es malo. No obstante, para quienes también nos gusta el cine y nuestra falta de fe no es impedimento para reconocer cuando una película es buena, sin importar de qué se trate, hoy les traigo las mejores películas de que suelen ser vistas en Semana Santa.

Antes de empezar quiero explicar un concepto que no todos manejan. Dentro de los géneros cinematográfocos se llama Péplum a las películas cuya trama se desarrolla en la antigüedad, independiente de que estas se basen en la mitología greco-latina, en la biblia o en la historia real. En este artículo hablaremos de este tipo de películas, algunas con una relación más que obvia con la fecha, mientras que otras no tanto. No obstante, por ahí más de alguna no es un péplum, pero igual es importante de incluir.
Comencemos por las bíblicas, y desde el principio. En 1966 se estrenó una de las más grandes producciones dedicadas al tema bíblico. “La Biblia: En el Principio” fue dirigida por John Huston y trata sobre la primera parte del Génesis, desde la creación hasta la historia de Abraham. Esta producción italo-americana consta con una gran fotografía, una música excelente y, especialmente, con la participación de grandes actores como  Ava Gardner (Sara), Franco Nero (Abel), Richard Harris (Caín), George C. Scott (Abraham), Peter O’Toole (los ángeles que destruyen Sodoma) y Stephen Boyd (Nimrod); incluso el director John Huston participa como Noé en el rodaje. A pesar que los mitos de la biblia no son tan espectaculares como los de otras religiones, en este film muestran de forma entretenida y dinámica esta historia de los primeros pasos de la humanidad.


Una más actual y que ha generado bastante polémica es “Noé”, estrenada el 2014 y que cuenta con la dirección de Darren Aranofsky y las actuaciones de Russell Crowe, Anthony Hopkins, Jennifer Connelly, Emma Watson y Ray Winstone. Basándose en el relato del diluvio, pero también en otras fuentes, Aranofsky nos muestra un mundo post-apocaliptico donde los descendientes de Caín lo han depredado todo, sólo quedando Noé y su familia como los últimos descendientes de Seth, el tercer hijo de Adán. Obviamente toda va de cómo Noé construye un arca para salvar a las especies animales del diluvio, pero agrega otros detalles como la ayuda que le prestan unos gigantes de roca que son ángeles que fueron condenados por Dios debido a que bajaron a la tierra a ayudar a los humanos después de la Caída, o introducir conceptos en la historia como la ecología y la evolución de las especies; de hecho, si se mira bien, los animales que aparecen en su mayoría son criaturas hoy extintas. Se trata de una película que causó escozor en varios cristianos, por lo que vale la pena verla.


Siguiendo la cronología, tenemos la historia de José, el nieto de Abraham que es vendido como esclavo por sus hermanos y llevado a Egipto, donde llega a transformarse en la mano derecha del Faraón, por lo que se encarga de traer a su padre y hermanos para que sobrevivan a una gran hambruna que afecta a todas las tierras de Oriente. Hay varias versiones cinematográficas para la historia de José, incluso una novela brasileña reciente que ha tenido gran éxito en todo el mundo; sin embargo, la mejor versión de todas a mi parecer es la animada que produjo DreamsWorks en el 2000. Siendo precuela para la película “El príncipe de Egipto”, “José: Rey de los sueños” está muy bien animada, cuidada en sus cuadros musicales y con una actuación de voz destacable, contando con la participación de Ben Affleck como José y Mark Hamill como su hermano Judá.


Años después  de que José y sus hermanos se asentaran en la tierra del Nilo, los egipcios tomaron a sus descendientes (el pueblo hebreo) y los esclavizaron. Entonces, a los 400 años aparece Moisés, quien libera a su pueblo a punta de plagas, abriendo mares y recorriendo por 40 años un desierto que se cruza en tres semanas. En el caso de la historia de Moisés, podemos citar tres muy buenas producciones. La más antigua es, obviamente, “Los Diez Mandamientos”, la cual fue la última película del afamado director Cecil B. deMille en 1956. Esta película rodada en technicolor, con escenarios grandiosos y efectos especiales de primera calidad para su época, se concentra principalmente en la vida de Moisés como príncipe de Egipto y como luego se enfrenta al malvado Ramsés para que deje libre a los hebreos. Obviamente, esta gran producción no sería lo mismo sin las actuaciones de sus protagonistas, siendo Charlton Heston Moisés y Yul Brynner el Faraón Ramsés.


Ahora, si se quiere tener una visión más psicológica y menos efectista de esta misma historia, tenemos una miniserie de 1973 “Moisés: El Legislador”, una coproducción italo-inglesa que cuenta con la participación de Burt Lancaster como Moisés. Además, la serie fue musicalizada por Ennio Morricone y entre sus guionistas se haya Anthony Burgess, más conocido por ser el escritor de “La Naranja Mecánica”, llevada al cine por Stanley Kubrick. Es mucho menos espectacular que los “Los Diez Mandamientos”, pero se concentra más en la psicología de los personajes, mostrándonos los años de vagar por el desierto y los problemas que Moisés tiene para guiar los hebreos.

Sólo pude encontrar un trailer en alemán

Por último, tenemos la versión animada y musical “El Príncipe de Egipto”, donde vemos este relato desde un punto de vista más intimo, pues plantea la relación de hermanos que debió de existir entre Ramsés y Moisés, la cual se ve truncada debido al mandato divino que este último debe cumplir. Nuevamente las actuaciones de voz son clave para la calidad de la cinta, contando con Val Kilmer en el papel de Moisés, Ralph Fiennes como Ramsés, Michelle Pfeiffer como Séfora y Danny Globber como Jetro.


Todas la mitologías tienen a un héroe que representa el ideal masculino por su fuerza y valor, a lo cual la biblia no se abstrae, teniendo en este caso a Sansón. La leyenda cuenta que este héroe desde pequeño fue consagrado a Yahveh, siendo su voto nunca cortarse el pelo, lo cual le daba una fuerza sobrehumana que le permitió enfrentar y vencer a los enemigos de Israel, los filisteos. No obstante, Sansón termina enamorándose de una mujer que trabajaba para los filisteos, Dalila, quien le sonsaca el secreto de su fuerza y le termina cortando el cabello para entregarlo a los filisteos. Esta historia de amor y traición fue llevada a la pantalla por el ya mencionado director Cecil B. deMille en 1949. “Sansón y Dalila” cuenta con las actuaciones Victor Mature y Hedy Lamarr, siendo un clásico del technicolor.


Luego tenemos a David, un pastor que se volvió héroe al matar al gigante Goliat con su honda, despertando la envidia y odio del Rey Saul, quien le persigue pues cree que le quitará su corona. David es uno de los personajes más ambiguos de la biblia, con muchos claroscuros que lo hacen bastante humano, cosa que se ve reflejada en el film de 1985 “Rey David”, en la cual Richard Gere encarna al rey de Israel, mostrándolo como un hombre que intenta ser noble y recto, pero que no puede contener sus pasiones y que se ve inmiscuido en varias tragedias personales que van determinando el devenir de su reinado. Para los que sólo conocen el episodio de Goliat y nada más, esta es una excelente película que les permitirá conocer a uno de los personajes más interesante de la biblia.


A David lo sucedió Salomón, su hijo, quien es recordado por su gran sabiduría. No obstante, uno de los capítulos más conocidos de su vida fue el romance que Salomón mantuvo con la Reina de Saba, el cual inspiró el poema erótico “Cantar de los Cantares”. Esta historia de amor fue retratada en la película de 1959 “Salomón y la Reina de Saba”, aunque le agregan varios detalles no bíblicos para hacerla más atractiva. Acá los actores encargados de los protagónicos son Yul Brynner (una de las pocas películas donde aparece con pelo) y Gina Lollobrigida, la gran rival que tuvo en esos años Sophia Loren por ser la italiana más sexy.


Luego se esto, la biblia no presenta nada interesante que contar hasta la aparición de Jesús, quien obviamente cuenta con un montón de series, películas y documentales, siendo algunas reproducciones pechoñas y carentes de valor artístico de aquello escrito en los evangelios. No obstante, hay varias excepciones, las cuales no sólo hablan de los relatos bíblicos, sino que muestran buenas actuaciones y un cuadro bastante real del contexto histórico que pudo haber rodeado los hechos.
No es ni mucho menos la primera película hecha acerca de la vida de Jesús, pero “La Historia más Grande Jamás Contada” de 1965 es una de las más acabadas hasta ese momento. Basada en la novela homónima del escritor Fulton Oursier, quien a su vez se basa en los evangelios, el film fue dirigido por George Stevens y contó con la actuación de Max von Sydow como Jesús, Charlton Heston como Juan el Bautista, José Ferrer como Herodes Antipas, Telly Savalas como Pilatos, Martin Landau como Caifás y John Wayne como el Centurion. Se trata de una obra de arte de los años dorados del cine, con buenas actuaciones y una espectacular puesta en escena.


No obstante, si hemos de hablar de la más influyentes de todas las biografías en la pantalla del Mesías, indudablemente es la miniserie italo-inglesa de 1977 “Jesús de Nazareth”, dirigida por el afamado Franco Zeffirelli y con guión, nuevamente, de Anthony Burgess. A muchos les parecerá tediosa esta producción porque la televisión en distintos países insiste en emitirla sagradamente cada viernes santo, año tras año. No obstante, debemos ser justos y reconocer que ni antes ni después de ella ha existido una adaptación que sea tan apegada al contexto histórico de la Judea del siglo I de nuestra era. Por otro lado, la estampa del actor Robert Powell como Jesús fue aceptada automáticamente por el público, a pesar de que quienes sabemos un poco más de historia estamos seguros que es imposible que Jesús haya sido un caucásico de ojos azules. Por otro lado, acá de nuevo vemos una constelación de estrellas que contribuyen al resultado de la serie, algunas que recién estaban comenzando sus carreras, mientras que otras estaban del todo consagradas. Sólo por nombrar algunas, podemos destacar a Anne Bancroft como María Magdalena, Ian McShane como Judas, Michael York como Juan el Bautista, Anthony Quinn como Caifás, Rod Steiger como Poncio Pilatos, Ian Holm como Zerah, James Mason como José de Arimatea y Lawrence Olivier como Nicodemu, entre muchos. Otro detalle importante de acotar es que Zeffirelli no tuvo empacho en rellenar los múltiples agujeros argumentales que tienen los evangelios con cosas de su propia cosecha que no tergiversan la historia, sino que la hacen congruente.


Por último, una versión más moderna aunque quizá con menos recursos visuales que las anteriores es la película para televisión “Jesús” de 1999 dirigida por Roger Young y producida por la cadena americana CBS. La gracia de esta adaptación es que se aleja un poco del punto de vista reverencial con que suele tratarse al personaje de Jesús, dejando atrás al taciturno hombre sabio y reemplazándolo  un tipo alegre que siempre está sonriendo y al que se le nota que le gusta la vida. En esta ocasión es Jeremy Sisto es el encargado de encarnar al Mesías, acompañado por algunas estrellas de fama como Jacqueline Bisset (María), Debra Messing (María Magdalena), G. W. Bailey (Livio), Gary Oldman (Pilatos) y Jeroen Krabbé (Satanás).


Hasta acá quedamos con la revisión de películas bíblicas, las cuales no dejan de ser buenas sólo por tratar un tema que tiene que ver con la religión, así que invito a los lectores a sacarse los prejuicios y darse un tiempo para verlas. Por otro lado, aún quedan varios clásicos de semana santa que no he incluido, como los que no son bíblicos, pero están relacionados, los que son péplum históricos sin ninguna connotación religiosa y aquellas películas que pueden ser incómodas para el publico creyente. De ellas hablaremos mañana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario