miércoles, junio 17, 2015

Zombis: ¡QUIEROH CEREBROS!!!! (Parte 3)


Con la llegada del nuevo milenio el zombi se transformó en el monstruo favorito de los medios y el público, llenando cines, subiendo el rating de la televisión, vendiendo libros, comics y videojuegos. Pareciera que de un momento a otro la gente se obsesionó con los fiambres andantes y quería verlos en todos lados; solo hay que pensar en las marchas de zombis que se hacen en todas las ciudades del mundo. Y el asunto ha tomado ribetes demasiado locos, porque hay gente que se prepara para un apocalipsis zombi… de hecho lo esperan ilusionados.

No obstante, para principios de la década del 2000 el principal escenario que los zombis habían ocupado era el del cine, en  un principio sólo como películas de serie B o menor, pero con el tiempo fueron adquiriendo mayor notoriedad y con ello las productoras comenzaron a aportar mayor dinero. No obstante, como tópico literario, el zombi estaba al debe, cosa que cambió con la aparición de dos novelas escritas por Max Brooks. Hijo del famoso comediante Mel Brooks, la primera incursión de Max con los fiambres es en “Zombi: Guía de Supervivencia” de 2003, donde nos detalla cómo sobrevivir a un ataque de zombis con las cosas cotidianas que tenemos a mano. No obstante, el gran éxito llegaría con “Guerra Mundial Z: Una Historia Oral de la Guerra Zombi” de 2006, en la cual, a través de una colección de entrevistas, nos cuenta acerca de brote de actividad zombi, como todo el mundo se ve afectado y las acciones que los gobiernos deben tomar en esta guerra declarada entre vivos y muertos caminantes. Un relato interesante, con buenos argumentos que llevan el tema un poco más allá de lo que se había presentado hasta ese momento.


También, en otro medio escrito, una importante obra inspirada en zombis aparecería en 2003. “The Walking Dead”, escrita por Robert Kirkman y publicada por Image Comic, nos muestra lo que le ocurre a un comisario llamado Rick Grimes cuando despierta, luego de recibir una bala, en un hospital y el mundo ha sido asolado por una plaga de zombis. El comic fue adaptado en una serie de televisión el 2010 que en un principio fue muy cercana a la historia original, pero que, con sus cinco temporada, ya sigue sus propios caminos.


El año 2004 fue bueno a los zombis, ya que pudimos ver desde dos perspectivas diferentes a los muertos viviente. Primero mencionemos una nueva versión de un clásico de Romero, “Dawn of the Dead”, esta vez dirigida por Zack Snider. Los hechos principales de la película original se mantienen, como que los protagonistas se refugian en un centro comercial, pero en esta ocasión los zombis son como los de “28 Days Later”, veloces y frenéticos, cosa que no gusto a Romero, diciendo que el rigor mortis evitaría ese vértigo en los movimiento, mientras que otros decían que el rigor mortis es pasajero y que eso explicaría la rapidez de estos zombis. Lo anterior es muy chistoso si se tiene en cuenta que intentan darle sentido a algo que nace de una premisa alocada: que los muertos de levantan de sus tumbas a comer a los vivos.


El otro film de 2004 que hay que tener en cuenta es “Shaun of the Dead”, una parodia británica muy inteligente acerca del género de zombis. Shaun (interpretado por Simon Pegg) es un vendedor londinense que vive con dos amigos y cuya vida se reparte entre el trabajo, jugar playstation e ir al bar, lo cual aburre a su novia que decide dejarlo. En esto, los muertos comienzan a levantarse de sus tumbas y a esparcir la plaga. Con muchas referencias a las películas de Romero, “Shaun of the Dead” es un excelente sátira con todo el sabor del humor británico.


Otro comic que explota en fenómeno del zombi de una forma descarada es “Marvel Zombis”, una serie empezada por Mark Millar y continuada por Robert Kirkman, escritor de “The Walking Dead”. La historia es acerca de qué pasaría si se desatara una plaga zombi en uno de los tantos universos de Marvel, con versiones zombificadas de sus héroes que se pelean por devorar a todos, tratándose de una historia llena de gore e incongruencias en su trama. Siendo honesto he de decir que no me gusta “Marvel Zombis”, porque responde al típico dicho del robot Bender de “Futurama”: “Vi que todos lo hacían y yo solo quería ser popular”.


Entre tanta súper modelo cazadora de zombis (entiéndase protagonista de “Resident Evil”) en 2006 algo realmente original aparece desde Canadá. “Fido” nos muestra un mundo post apocalíptico que ha generado una sociedad similar a los años 50 en Estados Unidos, pero encerrados en sus ciudades ya que en el exterior campean los zombis. No obstante, una empresa de tecnología crea collares capaces de controlar los instintos agresivos de los muertos vivientes, transformándolos en mano de obra gratis. Los padres de un chico llamado Timmy compran un zombi para que les sirva en el hogar al que el niño nombra Fido, generando una relación con él a medio camino entre una mascota y la imagen paterna que su propio padre no representa. Una verdadera crítica a la sociedad consumista.


Me detengo un momento en lo anterior, porque se ha sostenido que el zombi es la representación de la sociedad neoliberal en que todos nos devoramos los unos a los otros para poder subsistir, o, en el caso de la original “The Night of the Living Dead”, una crítica la Guerra de Vietnam, con un Estados Unidos que alimentaba el esfuerzo bélico con la carne de sus propios hijos. Puede ser que estas interpretaciones sean hasta cierto punto válidas, estando siempre supeditadas a las convicciones del espectador, pero el zombi moderno en sí, no tiene una interpretación simbólica tan clara, pudiendo ser también el capricho de directores jóvenes con gustos por el gore que han logrado llevar lo truculento a la pantalla.
También de 2006 es la película “Wicked Little Things”. En 1913, unos chicos que trabajaban en una mina son enterrados vivos, hecho que se esconde por parte de los habitantes del pueblo de donde provienen y todo queda como una oscura historia. No obstante, en la actualidad una viuda con sus hijas se mudan a una cabaña que se encuentra cerca de la mina y se dan cuenta de que en el lugar ocurren cosas extrañas. Una película con pequeños zombis en busca de venganza.


Ahora en Japón también tienen cosas que contar, en especial con el manga (2006) y animé (2010) titulado “Highschool of  the Dead”, que cuenta las penurias de unos chicos de secundaria por sobrevivir a un apocalipsis zombi. Mucho fanservice con fiambres de ojos grandes, nada más.


Saltando a 2007 podemos encontrar otros casos de ataque de los muertos vivientes en el cine. Continuando con la tradición española desde los años setenta, los directores Jaime Balaguero y Paco Plaza nos presentan un falso documental llamado “[REC]” que muestra a una reportera y su cámara que cubren una noche en un cuartel de bomberos. Una alarma acerca de hechos extraños en un edificio hace que los bomberos y la reportera salgan a ver qué pasaba, encontrándose con una infestación de zombis. La serie de “[REC]” ya lleva tres películas y versiones en el cine americano llamadas “Quarentine”, pero lo más llamativo es el origen que se le da al brote de la plaga zombi; véanla para ver de qué les hablo.


Quentin Tarantino y Robert Rodríguez nos traen una película llamada “Greenhouse”, formada por dos historias dirigidas por cada uno de los directores y algunos trailers falsos. Robert Rodríguez nos presentó  “Planet Terror”, una historia de zombis típica con un gas que hace que la carne de los infectados se gangrene y se vuelvan hostiles. La película es recordada por el personaje de Rose McGowan, una stripper con una metralleta en el lugar de su pierna amputada, y por el tráiler falso de “Machete”, que creo tantas expectativas como para generar una película tiempo después.


Una que no debería ser de zombis, pero que al final terminó así es “I am Legend” de 2007, con Will Smith como protagonista. Basada en la novela de Richard Matheson del mismo nombre, que nos cuenta acerca de una plaga que transforma a las personas en vampiros y la historia del último humano vivo, la cual fue adaptada al cine en dos ocasiones anteriores. Esta se aleja de la novela original, hablando de zombis con rasgos de vampiro en vez de los engendros ideados por Matheson.


Una película rarísima y que no se destaca por su calidad es “Zombie Strippers” de 2008. Con la participación de Robert Englud, famoso por personificar a Freddy Krueger, y la estrella porno de los años noventas Jenna Jameson, nos muestra un futuro donde George W. Bush es elegido presidente por cuarto periodo y Estados Unidos está en guerra con medio mundo, por lo que se desarrolla un suero que es capaz de revivir a los soldados para que sigan peleando. No obstante, hay un accidente y las stripper de un club nocturno son contagiadas y zombificadas. No es una buena comedia, solo una curiosidad


Pero el humor no abandona las historias de zombis y siempre son tomados como un medio para hacernos reír. Este es el caso de “Zombieland” de 2009, una película que hace mofa de los clichés establecidos en las películas de género, con un grupo de sobrevivientes que recorren Estados Unidos y que son llamados según sus ciudades de origen. Importante notar el cameo de Bill Murray haciendo de él mismo.


Muchos piensan que esta es la primera película en usar zombis nazis, pero como hemos visto, han aparecido muchas veces antes. La comedia de gore noruega “Død Snø” (“Nieve Muerta”), nos narra la historia de unos excursionista que van de paseo a la montaña y se encuentran con unos soldados nazis zombificados que siguen ahí. Una interesante mirada más allá de a lo que nos tiene acostumbrado el cine americano o español.


El sello Vertigo pertenece a DC Comic y se especializa en publicar historias con un tinte más adulto, fuera del ámbito de los superhéroes. En 2010 edita “iZombie” que muestra la historia de Gwen, una chica transformada en zombi y que debe comer cerebros para subsistir, aunque no pierde su capacidad de razonar, lo cual la ayuda a resolver los problemas pendientes de las personas de las cuales se alimenta (muertas antes, no asesinadas por ella). En este año salió una adaptación en que se cambia el nombre de la protagonista y la historia tiene giros diferentes al del comic, pero en esencia sigue la misma línea principal.


Otro ejemplo extraño es la película cubana de 2011 “Juan de los Muertos”. Un sujeto que ha sido un inútil toda su vida, vive en cuba tratando de ganarse la vida de la forma más fácil posible. No obstante, todo cambia cuando la isla se ve invadida por zombis, lo que le permite a Juan y a su amigo Lázaro montar un negocio de exterminio. Una hilarante comedia con mucho humor político.


Pero como pasó con otros iconos del terror, no ni hubo que esperar mucho antes de que el zombi se transformara en una fantasía romántica adolescente. “Warm Bodies” de 2013 trata sobre R, un zombi que caza junto a su amigo M y que se alimentan de cerebros porque esto le produce un momento de lucidez al revivir los recuerdos de la víctima. R come el cerebro de un chico muerto que resulta ser el novio de Julie, una chica por la cual se comienza a sentirse atraído. Otra que quiere ser Crepúsculo ¡Una mierda!


La última gran película de zombis pareció en 2013 y pretende ser una adaptación a la novela de Max Brooks “Guerra Mundial Z”. Llamada de la misma forma que el libro y con la actuación de Brad Pitt, quien interpreta a Gerry Lane, un antiguo funcionario de Naciones Unidas que se ve inmerso en un ataque de zombis a nivel mundial y que, luego de poner a salvo a su familia, se dedica a buscar el origen y la cura a la enfermedad. Hay imágenes espectaculares con zombis frenéticos por todos lados, pero de la novela original queda apenas el nombre y algunos hechos tomados de ella.


Ahora, lo que reseñé en los tres artículos que he dedicado a los zombis son solo una parte de lo que encontré y que vale la pena mencionar, pues es tanto el material que daría para mucho más. No obstante, hay un problema en género de zombis y es lo que me hace que mantenga mis distancias; hablo de la constante repetición de los mismos elementos que George Romero estableció en sus películas (de hecho hablé solo de dos de ellas porque el resto es más de lo mismo), solo buscando ser un poco más truculento que el estreno anterior. Siempre están los sobrevivientes, el líder carismático, el elemento conflictivo dentro del grupo, el badass, los personajes que sabemos que morirán irremediablemente, el que se vuelve zombi es debe ser ultimado por el más cercano a él , sangre y vísceras a montones. Hay obviamente excepciones y las he hablado de la mayoría, pero al final, lo que llena a los fanáticos es lo truculento y las formas más espectaculares de matar a los zombis, así que les darán eso hasta la saciedad.
Espero que los gustos de los fans no terminen matando definitivamente a los muertos que caminan.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario