miércoles, junio 10, 2015

1 Año...


No, no te equivocaste de blog. Es el mismo, solo que le he cambiado la apariencia. Esto se debe a una razón especial, pues hace un año fue mi primera publicación. Cuando empecé no tenía mayores aspiraciones, tan solo tenía claro que quería escribir acerca de las cosas que me interesan y de lo que  me viniera en gana.
La verdad es que eran razones sumamente egoístas las que me movían, pues no tomaba en cuenta ningún punto de vista a parte del mío. Pero de pronto advierto que existe interés en estas cosas y hay gente que lee lo que escribo. En un principio eran mis amigos y cercanos, pero luego gente que no conozco, que se conectan en lugares tan lejanos como Indonesia para leer las cosas que escribo.
Entonces he entendido que esto es un proyecto conjunto y que quien lee lo que aparece en pantalla es tan importante como quien escribe. Así que es menester agradecer a quienes siguen o que solo han visitado esporádicamente este blog; a mis amigos, que fueron los primeros en creer en el proyecto y que siempre me están apartando con ideas; a mi novia, que está pendiente de lo que hago y me anima siempre a seguir, y al lector anónimo que me prestó parte de su tiempo al leer esto.
No quiero extenderme mucho, porque tengo que empezar a escribir en los próximos artículos y hay muchas ideas en las cuales trabajar.

Vamos por un año más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario